Estamos en: Alfabetos de ayer y de hoy > Notas Tironianas
Notas Tironianas

Más información sobre...

· Lengua Latina
· Situación geográfica
· Cronología

Nociones básicas


El sistema de escritura denominado notas tironianas es alfabético y procede del siglo I a. C., siendo usado hasta la Edad Media. El sentido de la escritura es de izquierda a derecha.

La taquigrafía es un método de escritura que busca la mayor rapidez posible al poner por escrito el mensaje oral, para ello es imprescindible que la cantidad de signos para representarlo se reduzca al máximo. Pues bien, ese fue el objetivo de los taquígrafos del Imperio Romano y para ello idearon un sistema denominado Notas Tironianas.

El nombre procede de Tulio Tirón, que fue un liberto de Cicerón y del cual hay constancia que las usó para registrar los discursos del abogado. Sin embargo, no parece que fuera él el inventor de las mismas pues Plutarco señala que el sistema se usó por primera vez el año 53 a. C. para poner por escrito el discurso de Catón contra Catilina en el Senado. Posteriormente el sistema fue perfeccionado por Vipsanio Filargio y Cidnio Aquila, habiendo alcanzado para el tiempo de Séneca (siglo I d. C.) su plenitud.

El uso de las notas tironianas se potenció con el desarrollo burocrático de la Administración del Imperio que demandaba taquígrafos hábiles, sin dejar de lado su aplicación en la jurisprudencia y la política. Los que dominaban este sistema de escritura se denominaban notarii.

El sistema fue agrandado para dar cabida a un gran número de abreviaturas de sílabas, palabras, grupos de palabras y, tras la irrupción del cristianismo, nombres bíblicos. Se conocen unas 13.000 de tales abreviaturas.

Isidoro de Sevilla (c.560-636), dedica un párrafo en sus Etimologías a la descripción de tales notas:

'Ennio fue el primero que creó siglas vulgares, en número de mil cien. Este tipo de notas era utilizado por los amanuenses para copiar cuanto se decía en la asamblea o en los juicios a los que asistían; se dividían el trabajo entre varios, poniéndose de acuerdo sobre cuántas palabras y en qué orden debían anotarlas. En Roma, el primero que escribió un comentario sobre estas notas, aunque sólo de las preposiciones fue Tulio Tirón, liberto de Cicerón. Después de él, Vipsiano, Filargio y Aquila, liberto de Mecenas, añadieron otras más cada uno de ellos. Más tarde, Séneca, después de reunirlas todas, clasificarlas y aumentar su número, compuso una obra en la que recogía unas cinco mil. Estas siglas se llaman "notas", porque con unas abreviaturas particulares "anotan" las palabras y las sílabas, y lo mantienen para "noticia" de los lectores. Los expertos en esta materia reciben el nombre de "notarios".'
(Etimologías I, 22)

La figura inferior muestra el alfabeto de las notas tironianas en las que hay un signo radical, que indica el significado de la palabra en la frase, y otros signos auxiliares para indicar la función gramatical en la oración, resultando de las unión de tales y auxiliares la flexión de nombres y verbos.

Para la forma de los signos tironianos se hizo uso del alfabeto romano, del griego y de formas totalmente arbitrarias.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here