Estamos en: Lenguas del Mundo > Complejo de lenguas áustricas > Familia Austronésica > Grupo Malayo-Polinesio > Occidentales > Lengua Maduresa
Lengua Maduresa

Situación geográfica

Historia

Datos

La lengua maduresa es hablada por unos 9 millones de personas (censo de 1980), lo que supone el 5 % de la población total de Indonesia; de esa cifra una tercera parte de hablantes viven en la isla de Madura y el resto en las zonas aledañas del saliente oriental de la isla de Java así como en el grupo de islas al norte y al este de Madura, tales como Bawean y Sapudi. También hay unos 200.000 hablantes en Kalimantan por causa de la emigración.

Dialectos

Se reconocen tres grandes dialectos: occidental (con subdivisiones como Bawean y Bangkalan), central (Pamekasan y Sampang) y oriental (Sumenep y Sapudi). El dialecto de la capital, Sumenep, es la base de la lengua normativa. La variedad hablada en las islas Kangean es la más divergente de todas.

Escritura

Anteriormente fue escrita en javanés pero ahora se usa el alfabeto romano.


Juan 1:1-8 en madurés

Gramática

La lengua maduresa es aglutinante. Al igual que ocurre con las lenguas javanesa y balinesa, la maduresa también tiene niveles de lenguaje, esto es, maneras en las que la distancia social y las diferencias de posición entre el hablante y la persona referida se marcan por medio de elecciones léxicas. En ese sentido se distinguen cuatro niveles socio-lingüísticos de lenguaje que abarcan desde el basa tenggi, que se corresponde con el krama alto javanés, hasta el basa enja'iya, que se corresponde al bajo ngoko.

Los pronombres no tienen tercera persona del singular ni forman plurales. En la primera y segunda persona se preserva la distinción alta/baja, como kaula, para primera persona alta y sengko, para la baja; la segunda persona alta es sampeyan, mientras que la baja es ba'na. Para expresar nosotros se una frase como sengko' mosso ba'na. La tercera persona se suple mediante las series demostrativas. Una forma posesiva ngoko se hace con tang, como en tang jaran 'mi caballo'; la forma krama pone el pronombre tras el objeto, como jaran kaula.

El pronombre demostrativo tiene dos series, una serie tenggi basada en neka -aneka, paneka, gapaneka y un juego enja'iya basado en reya - areya, jareya. También hay otras formas, como rowa, enggaruwa, etc. La gradación es triple: próxima y dos grados de distancia.

La distinción alto-bajo también se presenta en los interrogativos, como en enja'iya apa '¿qué?', tenggi ponapa; igualmente en enja'iya sapa '¿quién?' y en tenggi pasera. El pronombre relativo es se, como areya se entar.a 'él (es quien) irá'.

La proximidad de la lengua maduresa es más grande con la malaya que con la javanesa o la sundanesa, aunque también hay préstamos del árabe, holandés y otras lenguas.

Los números del 1 al 10 son: settong, dhu(wa'), tello', empa', lema', ennem, petto', ballu', sanga', sapolo; 20 dhu polo, 40 pa' polo, 100 saratos.

El orden de la oración es sujeto, verbo y objeto.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here