Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Eslava > Lengua Eslava Eclesiástica
Lengua Eslava Eclesiástica

Historia

El eslavo eclesiástico es la lengua extrapolada de un pequeño cuerpo de documentos del siglo X, consistentes de traducciones hechas a partir del griego de textos eclesiásticos. Esos textos eslavos, conteniendo características dialectales principalmente balcánicas, tienen también una mezcla de moravianismos, pues las primeras traducciones fueron usadas por los misioneros en su actividad en Moravia. Los primeros textos fueron copiados en glagolítico, una escritura inventada por Cirilo (Constantino) y Metodio, pues el mal llamado cirílico fue diseñado en los Balcanes tras la expulsión de los misioneros de Moravia hacia el 885.

En un primer momento, el eslavo eclesiástico se convirtió en vehículo de traducción de textos bíblicos, litúrgicos y teológicos en griego. Siguiendo el principio de máxima fidelidad al texto original, pronto se hizo evidente la influencia griega en el vocabulario, la formación de palabras y la sintaxis, influencia que se incrementó con el tiempo en posteriores revisiones que pretendían aún un mayor acercamiento al original. Sin embargo, los eslavos ortodoxos hicieron también uso del eslavo eclesiástico, desde finales del siglo IX hasta casi el XVIII, como lengua literaria para la creación de obras originales, sobre todo, aunque no exclusivamente, de carácter religioso. Durante este período se desarrolló toda una serie de variantes, como el eslavo eclesiástico de Bulgaria (utilizado hasta el siglo XVI, incluso por los rumanos ortodoxos), Croacia, Rusia y Serbia, cuya pronunciación (y por tanto la ortografía) y formas gramaticales eran reflejo, en cierto modo, de las peculiaridades lingüísticas de las lenguas vernáculas eslavas locales.

Los principales textos existentes en eslavo eclesiástico son dos traducciones de los evaenglios, el Codex Zographensis y el Codex Marianus (ambos en glagolítico); el Psalterium Sinaiticum (en glagolítico); el más largo de los textos litúrgicos es el Codex Suprasliensis (en cirílico).


Codex Zographensis, Evangelio de Marcos (comienzo)

A partir del siglo XVII, tanto el carácter como el papel del eslavo eclesiástico experimentó un doble cambio: por un lado, en Ucrania se procedió a una codificación gramatical de la lengua, que también se adoptaría, con alguna modificación, en Rusia. Al mismo tiempo que Rusia asumía su papel central en la conservación de la ortodoxia oriental, los libros eclesiásticos allí revisados y publicados llegaron a convertirse en una autoridad y a utilizarse como tal entre los eslavos ortodoxos, incluyendo los que habitaban en los Balcanes, por lo que el eslavo eclesiástico ruso desbancó a las antiguas normas del eslavo eclesiástico local; por otro, el uso del eslavo eclesiástico disminuyó como consecuencia del florecimiento de lenguas literarias nacionales utilizadas en composiciones seculares durante los siglos XVIII y, sobre todo, XIX, perdiendo así su dilatado papel literario y quedando reducido tan sólo a una esfera estrictamente religiosa. Incluso ya se aprecian signos de este retroceso antes del creciente uso de las lenguas eslavas modernas, como por ejemplo en el caso de las traducciones de las Escrituras.

Datos

Resulta difícil hacer un cálculo del número de personas que utilizan el eslavo eclesiástico como lengua litúrgica en la actualidad, y aún más complicado sería calibrar su grado de conocimiento, generalmente restringido y de carácter pasivo. Por un lado, la diáspora de Europa oriental durante finales del siglo XIX y a lo largo del XX ha extendido la presencia de gentes de origen eslavo por todo el mundo. 

Por otro, la actual presión secularizante en Europa del Este, así como la tendencia por parte de los hijos de los emigrados a utilizar las lenguas de los países de adopción, han contribuido a reducir el grado de familiaridad con el eslavo eclesiástico. Tomando como referencia el número aproximado de feligreses pertenecientes a la Iglesia Cristiana en las zonas pertinentes a principios de los 90, se puede calcular en 80.000.000 el número de personas que usan el eslavo eclesiástico, aunque esta cifra podría ser superior.

Dialectos

El eslavo eclesiástico es una lengua literaria eslava basada originariamente en los dialectos eslavos del sur de Bulgaria y Macedonia, a los que hay que añadir rasgos lingüísticos propios del eslavo occidental. En su forma actual rusificada su uso se reduce a motivos litúrgicos por parte de los miembros eslavos de la iglesia ortodoxa oriental y por eslavos católico-romanos, en algunas ocasiones llamados uniatas, seguidores del rito oriental.

Escritura

El eslavo eclesiástico hizo uso de dos sistemas de escritura: el alfabeto cirílico antiguo y el glagolítico. Este último sobrevivió durante mucho tiempo entre los católicos de Croacia y Dalmacia, si bien hoy día ha caído en desuso; el cirílico, en parte basado en el glagolítico, en parte en el griego, aún se usa en la actualidad. Ambos alfabetos fueron utilizados en los primeros libros impresos en eslavo eclesiástico: el misal glagolítico de 1483 (posiblemente impreso en Venecia) y cinco libros litúrgicos en cirílico impresos en Cracovia en 1491.

Gramática

Hay tres géneros, tres números y siete casos.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here