Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Germánica > Grupo occidental > Lengua holandesa
Lengua holandesa

Historia

El holandés procede del antiguo bajo fráncico (c. 400-c. 1100), la lengua asociada con los asentamientos tribales de los siglos IV al IX en lo que actualmente son los Países Bajos y la Bélgica de habla holandesa, exceptuando los asentamientos frisones y sajones en el norte y el este de los Países Bajos, respectivamente. Al bajo fráncico o franconio se le conoce también como antiguo holandés. El periodo crucial del contacto entre los hablantes germánicos del Mar del Norte y los procedentes del sur o franconios se produjo entre los siglos VII y VIII y fue el resultado de la expansión merovingia y carlovingia temprana hacia las regiones germanas de la costa occidental del Mar del Norte. Hay muy pocos registros directos de esta lengua, unas glosas de los Salmos y pocas palabras y frases, aunque de su sucesora el medio holandés (c. 1100-c. 1500) hay bastantes, especialmente a partir del siglo XII y en los dialectos occidental (flamenco) y central (brabántico), representantes ambos de las zonas meridionales más prósperas, siendo del primero los textos más numerosos.

El predominio cultural y económico de las ciudades flamencas fue especialmente grande durante el periodo del holandés medio y las influencias lingüísticas de Flandes se pueden apreciar en documentos originarios de otras regiones. En el siglo XV las ciudades de Brabante comienzan a sobrepasar a las ciudades flamencas en importancia, predominio que en el siglo XVI se desplaza a Amsterdam y otras ciudades de Holanda, como consecuencia de su independencia del dominio español. Durante el siglo XVII se crea una variedad genuinamente normativa que en la lengua escrita retiene fuertes influencias de Flandes y Brabante. Bajo el dominio extranjero la lengua perdió nivel en las provincias meridionales y en los siglos XVIII y XIX fue relegada a la posición de lengua rústica, siendo el francés la lengua normativa, pero esta situación fue rectificada por la acción política durante el siglo XX.

El holandés normativo es una variedad del holandés moderno (desde c. 1600 en adelante) basado principalmente en el dialecto de Amsterdam una vez que se convirtió en la capital de una nación independiente.

La lengua fue y es conocida bajo una variedad de nombres; por ejemplo en la Edad Media fue llamada diets(ch) o duits(ch), de donde deriva su nombre inglés; en el Renacimiento fue conocida como nederduits(ch) o literalmente bajo holandés para distinguirla de sus vecinos orientales, alto y bajo alemán, que en el curso del tiempo monopolizaron el nombre duits. El nombre oficial moderno nederlands, neerlandés, es muy reciente y no ha tenido éxito en vencer a las designaciones populares como hollands y vlaams 'flamenco'. Estos nombres se usan en Holanda y Bélgica, respectivamente.

Datos

La lengua holandesa (nederlands, antiguamente dietsch o duytsch '(lengua) del pueblo' para distinguirla del latín y nederduytsch 'bajo holandés' para distinguirla del alemán) es la lengua oficial de los Países Bajos, donde es la lengua nativa de la mayor parte de los 14 millones de habitantes, con la excepción de 200.000 o 300.000 frisones y diversas minorías étnicas. Es también la lengua oficial de Bélgica, donde es la lengua materna de la comunidad flamenca que cuenta hasta 6 millones de hablantes nativos, lo que supone la mayoría de la población. La lengua holandesa es la lengua de la educación para muchos holandeses y belgas que no tienen al holandés como su lengua materna.

Dialectos

Aunque la difusión geográfica del holandés es limitada, hay una variedad de dialectos regionales, algunos de los cuales tienen poca inteligibilidad entre sí. Tradicionalmente los dialectos actuales se dividen en 5 grandes grupos:

  • Centrales occidentales, que incluyen los de las provincias Holanda Norte y Sur y Utrecht, grandes partes de Gelderland y las Islas Zeeland.

  • Sudorientales, en Groningen, Drenthe, Overijsel y las partes orientales de Gelderland.

  • Central meridional en la provincia de Brabante Norte y regiones limítrofes de Limburgo y en las provincias belgas de Amberes, Brabante y Flandes Este.

  • Sudoccidentales, en la provincia belga de Flandes Occidental y en Flandes Zeeland; a este mismo grupo pertenecían los dialectos hasta hace poco hablados en el extremo noroccidental de Francia entre Dunkirk y Bailleul.

  • Sudoccidentales en la mayor parte de Limburgo y en la provincia del mismo nombre en Bélgica.

De esos grupos los dialectos nororientales son a veces llamados sajón, los sudorientales fráncico bajo oriental y los otros tres grupos se suponen que derivan del fráncico bajo occidental. Los dialectos frisones actuales no están incluidos en esta división pues son considerados una lengua diferenciada.

Escritura

 
Juan 1:1-8 en holandés

Gramática

El holandés tiene tres clases de vocales y diptongos: seis vocales que son cortas y van siempre seguidas de una consonante; diez vocales y diptongos que suelen ser largas y necesitan ser seguidos por una consonante; una vocal que aparece sólo en sílabas no acentuadas. Al contrario de lo que ocurrió con el inglés cuyo sistema de pronunciación ha permanecido invariable desde los días de Chaucer (+1400) el sistema de deletreo del holandés ha necesitado una serie de reformas para mantenerse en línea con los cambios en la pronunciación. Las principales inconsistencias en el deletreo de vocales son las pronunciaciones de ij y ei, que simbolizan el mismo diptongo, y la pronunciación de au y au, que también simbolizan el mismo diptongo. Las vocales libres se escriben con letras dobles en sílabas cerradas, como vuur 'fuego', boot 'barco' pero con letras simples en sílabas abiertas, como vuren 'fuegos', boten 'barcos'. En contraste las vocales cortas siempre se escriben con letras simples.

La lengua holandesa tiene las siguientes consonantes: oclusivas p, b, t, d, k; fricativas f, v, s, z, ch, g; nasales m, n, ng; líquidas l, r; semivocales w, h, j.

Las oclusivas sonoras y las fricativas b, d, v, z y g cambian a sordas p, t, f, s y ch respectivamente al final de la palabra. La pronunciación muestra estos ejemplos en el caso de v y z (plural dieven 'ladrones' huizen 'casas' pero en el singular dief 'ladrón', huis 'casa') pero no los muestra en el caso de b, d y g (plural ribben 'costillas', bedden 'camas' dagen 'días' pero en el singular rib 'costilla', bed 'cama', dag 'día', pronunciadas rip, bet, dach.

El orden de la frase es sujeto, verbo y objeto, pudiendo darse sujeto, complemento y verbo en cláusulas subordinadas y verbo, sujeto y complemento en interrogación.

El acento tónico cae normalmente en la primera sílaba, sin importar si los prefijos son débiles. Los nombres se dividen en los de género común, con artículo determinado singular en de y los neutros con artículo determinado het. Para ambos géneros el artículo determinado plural es de y el indeterminado singular es een, como kamer 'la habitación', het paard 'el caballo'. El marcador plural es -en o -s, como de vrouw 'la mujer', plural de vrouwen; de prijs 'el precio', plural de prijzen; de zoom 'el hijo', plural de zoons.

El pronombre demostrativo es deze, dit 'esto', plural deze; die, dat 'eso, plural die. El interrogativo es wie '¿quién?', wat '¿qué?'.

La numeración del 1 al 10 es la siguiente: een, twee, drie, vier, vijf, zes, zeven, acht, negan, tien; 20 twintig, 21 een en twintig, 30 dertig, 40 veertig, 100 honderd.

En holandés hay voz activa y pasiva, modos indicativo e imperativo y dos tiempos simples en indicativo: presente y pasado.

Los pronombres personales son los siguientes:

1 Singular

ik

'k

mij

me

3 Singular

hij

zij

-ie

ze

hem

haar

'm

'r

Las formas posesivas son:

 

Singular

Plural

1

mijn

ons/onze

2

jouw, je

uw

vanjullie

3

zijn

haar

hun

La negación niet sigue al verbo negado o a su objeto.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here