Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Germánica > Grupo Septentrional > Subgrupo occidental > Lengua Islandesa
Lengua Islandesa

Historia

La lengua islandesa, islenska, es la lengua escandinava occidental que se ha hablado en Islandia desde que el país fue poblado hace ahora unos mil años. 

Debido a que los colonos que poblaron la isla procedían de diferentes lugares esparcidos por la franja septentrional de la costa noruega llegando hacia el sur hasta la Islas Británicas, es muy difícil que la lengua en sus estadios tempranos no tuviera variantes; dicho lo cual hay que decir que el islandés nunca ha mostrado tendencias dialectales. La lengua que aquellos antiguos pobladores hablaban era el escandinavo antiguo o antiguo norse

Todo esto supone que el islandés es la lengua más conservadora de las lenguas escandinavas y represente un caso único de continuidad lingüística que ha retenido el original sistema inflexional y el vocabulario relativamente inalterado. De hecho, los niños en la escuela no tienen dificultad en leer las Eddas y sagas del antiguo norse. Otro factor tras la pureza del islandés e la ausencia de palabras para ideas e invenciones modernas. Los islandeses evitan tales palabras en todo lo posible, prefiriendo acuñar términos islandeses; por ejemplo teléfono en islandés es sími, una antigua palabra islandesa para hilo o cable; la palabra para radio es útvarp, automóvil es bíll, electricidad es rafmagn ('poder del ámbar'). 

No obstante, es posible establecer tres etapas de desarrollo de la lengua en cuanto a la pronunciación:

  • Islandés Antiguo (hasta el 1.500).

  • Islandés moderno, desde el 1.500 en adelante.

Datos

Aproximadamente hay unos 260.000 hablantes de islandés moderno.

Dialectos

Hoy día la diferencia regional en pronunciación y vocabulario es tan insignificante que sería engañoso hablar de dialectos islandeses.

Escritura

Para escribir en islandés se usó el alfabeto gótico hasta el siglo XIX, después el romano más cuatro adiciones.


Juan 1:1-8 en islandés

Gramática

Se introdujo el alfabeto romano con el cristianismo hacia el año mil, pero se mantuvieron los signos ð (llamado eth, que es una interdental sonora), þ (thorn, que representa la interdental sorda z) y andö æ. Todas las vocales pueden llevar acento agudo así incluso la y con valor vocálico: á, é, í, ó, ú, ý. El islandés moderno es el idioma más conservador y flexivo de todas las lenguas escandinavas y se podría fechar en el 1540, cuando se tradujo el Nuevo Testamento. La política lingüística formulada en el siglo XVIII prohíbe que entren palabras extranjeras, barbarismos, por eso en lugar de adoptar términos científicos y técnicos de procedencia foránea, el islandés crea neologismos a partir de las palabras castizas; junto a ello reactivan palabras antiguas y crean otras basadas en raíces bien conservadas en la tradición lingüística nacional.

La palabra géiser es de origen islandés.

La lengua normativa es una continuación directa de la lengua de los antiguos colonos, mostrando fuerte influencia de la lengua del sudoeste de Noruega; de hecho, durante los primeros 200 años no hubo marcadas diferencias entre el noruego y el islandés. Los lazos culturales entre las dos naciones eran fuertes hasta el siglo XIV, cuando se produce la Unión de Kalmar entre Dinamarca, Noruega y Suecia, lo que provoca que Islandia y Noruega se separen y los islandeses traduzcan la Biblia y otra literatura religiosa a su propia lengua y los noruegos adopten el danés como lengua oficial y de la Iglesia.

Lo que más ha experimentado cambios en el islandés moderno respecto al antiguo norse es el sistema fonológico, especialmente en lo que se refiere a su sistema de vocales. Del siglo XII tenemos una excelente descripción del sistema fonológico de islandés antiguo en el llamado Primer Tratado Gramatical; en el mismo se indica que el islandés del siglo XII tenía 9 unidades vocálicas cualitativas, teniendo en total 26 fonemas vocales, pues las vocales podían ser orales o nasales, cortas o largas.

Hay tres géneros: masculino, femenino y neutro. Los números del 1 al 4 se diferencian por el género: 1 einn/ein/eitt, 2 tveir/tvœr/tvö, etc. 5 al 10: fimm, sex, sjö, átta, níu, tíu, 11 ellefu, 12 tólf, 20 tuttugu, 21 tuttugu og einn.

Hay cuatro casos: nominativo, genitivo, dativo y acusativo, varias declinaciones y un complicado sistema verbal y pronominal que ha cambiado poco desde el periodo clásico, razón por la que los islandeses pueden leer las antiguas sagas islandesas sin dificultad.

El verbo es débil o fuerte, habiendo tres voces: activa, pasiva y media, y tres modos: indicativo, subjuntivo e imperativo. El presente y el pretérito son simples, siendo los otros tiempos formados por medio de verbos auxiliares, como hafa 'tener', vera 'ser', etc. El orden de la frase es sujeto, verbo y objeto.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here