Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Afro-asiática > Lengua Egipcia
Lengua Egipcia

Situación geográfica

Historia

La antigua lengua de los faraones, ya extinguida, pertenece a la familia afroasiática de lenguas y sus registros escritos cubren un período muy amplio que abarca desde el 3.000 a. C. al 1.500 d. C., lo que supone nada menos que cuatro milenios y medio de duración con textos que están entre los más antiguos de la humanidad. La lengua del antiguo Egipto fue la lengua de un gran imperio y civilización, ejerciendo todavía un gran poder de fascinación, especialmente por su sistema jeroglífico de escritura.

Datos

Dialectos

Las fases por las que el egipcio ha pasado se podrían resumir en las siguientes:

  • Antiguo egipcio del tercer milenio a. C. Conocido solamente por los textos de las pirámides y por inscripciones funerarias de las Dinastías V y VI.

  • Egipcio Medio o Clásico, que cubre el periodo desde 2240 a 1780 a. C. (Dinastías IX a XII), corresponde a la lengua literaria del egipcio clásico y se cree que refleja la lengua coloquial de su época. 

  • Egipcio clásico posterior, que va desde 1780 a 1350 a. C. (Dinastías XIII a XVIII). En este periodo se compiló el Libro de los Muertos. Hacia 1380 a. C., durante el primer periodo del Nuevo Imperio (de la Dinastía XVIII a la XXVI), el faraón Amenofis IV renovó también la lengua e introdujo lo que se conoce por egipcio tardío, que fue nueva norma de la lengua escrita (1550 a. C.-700 a. C.). Puede que estuviera basada en el lenguaje oral de aquellas fechas; presenta cambios fonéticos y gramaticales respecto a la lengua antigua. 

  • Egipcio posterior; siglos XIV al VIII a. C. (Dinastías XVIII a XXIV).

  • Demótico: Siglos VIII a. C. a V d. C. Un poco antes de 1500 a. C. el Nuevo Imperio cedió su puesto a la hegemonía persa, y el egipcio demótico (que significa ‘egipcio popular') se convirtió en norma para la lengua literaria entre el año 700 (?) y el 400 a. C., lo que le permitió mantenerse durante la conquista de Egipto por persas, griegos y romanos. Se mantuvo como lengua literaria muerta —como el latín en Europa— hasta al menos el año 500 a. C.

  • Copto. La aparición del copto (entre el año 300 y el 1400 d. C.), última fase del egipcio, coincide por un lado, con la sustitución de la forma tradicional de escritura por una adaptación del alfabeto griego; por otro, con la aparición de la literatura cristiana. Pasado el año 700, el copto empieza a ceder terreno ante el árabe hasta que prácticamente desaparece entre los siglos XI y XIV. Se conserva todavía como lengua de la Iglesia copta.

Escritura

Básicamente la escritura jeroglífica fue una mezcla que incluía elementos alfabéticos y logográficos, si bien los elementos alfabéticos no constituían un verdadero alfabeto, pues algunos signos representaban una consonante, otros dos y otros tres, sin que hubiera provisión para las vocales. 

La escritura egipcia, descifrada por Champollion en la década de los años veinte del siglo XIX, se compone de los siguientes elementos:

  • Ideogramas, que representan objetos en forma gráfica sin elemento fonético.

  • Fonogramas, que son signos particulares que indican pronunciación.

  • Signos silábicos, que representan dos o tres consonantes, acompañados a veces por fonogramas.

  • Determinativos, que hacen la función de marcadores que indican su función semántica.

Una forma cursiva de jeroglífico, conocida como hierático, está atestiguada ya en el 3000 a. C. y otra cursiva abreviada, conocida como demótico, aparece hacia el 800 a. C.

Gramática

La escritura jeroglífica no estaba adaptada para expresar vocales y cuando el periodo copto comienza una escritura alfabética, el sistema egipcio vocálico experimentó un cambio tan radical que las vocales originales pueden ser reconstruidas muy aproximadamente. En el sistema consonántico la pérdida de las enfáticas (salvo q de *k) es característica, así como los cambios de *-r (al final de la sílaba) a -', *li- y *lu- a ī-, *ki- y *ku- a ţ (pronunciada tch).

La formación de la palabra en egipcio era similar al tipo semítico, aunque probablemente menos consistente. En cuanto a la desinencia pudo haber dos clases para el nombre. El caso del agente coincide con el genitivo lo que pudo ser causa de una drástico arreglo de todo el sistema verbal. De la formas verbales camito-semíticas sólo se conserva la estativa. Las formas verbales que expresan acción fueron sustituidas por construcciones preposicionales y atributivas, con la persona del sujeto siendo expresada por un pronombre posesivo o por un nombre en genitivo. Las modificaciones de las raíces están menos desarrolladas que en semítico.

Las palabras en egipcio, como en las demás lenguas camito-semíticas, se suelen formar a partir de las raíces, que están constituidas por tres consonantes; el significado básico de la raíz se matiza gracias a los diferentes modelos vocálicos. Pero los verbos en egipcio desarrollan formas y funciones que difieren mucho de los de otras subfamilias camito-semíticas. La lengua coloquial es muy diferente a la lengua escrita. Se han encontrado muchas inscripciones formales e informales en tumbas, templos, columnas y estatuas que conservan el egipcio en su forma arcaica y que permiten, por lo tanto, aproximarse a la lengua viva de esa época y no sólo a través de documentos comerciales más comunes.

Hay dos géneros masculino y femenino; muchos nombres femeninos terminan en -t, como sn 'hermano', snt 'hermana'. El género masculino iba marcado por la ausencia de final o por *-aw. Las terminaciones dual y plural van marcadas por el género: el dual masculino por -wy, el femenino por -ty; el plural masculino por -w, el femenino por -wt, como ' 'brazo', 'wy 'dos brazos', nbty 'dos diosas'; irty 'dos ojos'. Originalmente la pluralidad se indicaba en la escritura por triplicación y la dualidad por duplicación, pero finalmente esta práctica se abrevió a tres barras para el plural y dos para el dual.

El verbo en egipcio consiste de dos, tres, cuatro o cinco consonantes raíces. Las raíces se clasifican en débiles, geminadas o fuertes. Todas las biliterales son fuertes.

En sus primeras etapas el orden de la frase en antiguo egipcio era verbo, sujeto y objeto.

El pronombre demostrativo va marcado por género y número: pw/tw 'esto' (masculino y femenino); plural común nw 'esto, estos'; forma similar con pf/tf 'eso'. El interrogativo es m '¿quién?'; ptr '¿qué?'. El pronombre relativo en masculino es nty, en femenino ntt; plural ntyw. Los pronombres personales son los siguientes:

 

Singular

Plural

Independiente

Afijo

Independiente

Afijo

1

ink

i

inn

n

2

masculino ntk

femenino ntt

k

t

nttn

 

 

tn 

3

masculino ntf

nts

f

s

ntsn

sn

Hay formas duales: 1 ny, 2 tny, 3 sny, usadas como afijos.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here