Estamos en: Lenguas del Mundo > Lenguas Amerindias > Grupo Andino-Ecuatorial > Familia Quechua > Lengua Media Lengua
Lengua Media Lengua

Historia

Lingüísticamente el media lengua es quechua con la inmensa mayoría de sus raíces reemplazadas por las formas españolas. Probablemente surgió porque algunos indios no podían identificarse ni con la cultura rural tradicional quechua ni tampoco con la urbana española, por lo que nació no por necesidades comunicativas sino por necesidades expresas. La auto identificación étnica es de crucial importancia para determinar la relación entre el quechua, media lengua y el español en las montañas ecuatorianas. No es el producto de una necesidad de contacto sino un brote del quechua a través de una masiva relexificación.

No es improbable que media lengua surgiera como resultado de la emigración a la capital de los jóvenes varones que, de repente, se vieron con mayor independencia que sus parientes rurales y confrontados con una sociedad urbana hispánica.

Datos

Es hablada por unas 1.000 personas en Ecuador central, habiendo otras variedades en Sarajuro, en la provincia de Loja, y fuera de Cañar, en la parte meridional de las montañas ecuatorianas. Media lengua no se usa con los foráneos, pero tampoco es una lengua secreta, como puede serlo el callahuaya, más bien se trata de una forma de comunicación diaria.

Es aprendida como lengua materna o, ahora que el desplazamiento hacia el español es más intenso, como segunda lengua, pero siempre por delante del quechua. Sólo la generación más mayor tiene aún el quechua como lengua materna, si bien todos tienen algo de conocimiento de media lengua. Muchos de mediana edad son trilingües en quechua, media lengua y español. Los más ancianos tienen menos fluidez en español pero muchos jóvenes sólo conocen el quechua rudimentariamente.

Dialectos

 

Escritura

 

Gramática

La fonología media lengua recuerda a la del quechua de manera que las palabras españolas se adaptan a ella a menudo. Las oclusivas sonoras [b], [d] y [g] ocurren en quechua primordialmente en préstamos del español y de otras lenguas sin identificar amerindias. También pueden ser el resultado de normas que sonorizan consonantes iniciales en afijos. Encontramos que e y o son a veces, pero no siempre, pronunciadas como i y u, respectivamente, con alguna variación que también ocurre en la pronunciación quechua de préstamos españoles. Las vocales españolas [e] y [o] a veces se retienen en nombres e interjecciones. En oposición enfatizada [e] y [o] son más frecuentemente retenidas que en posición no enfatizada.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here