Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Céltica > Grupo Insular > Lengua Cornuallesa
Lengua Cornuallesa

Situación geográfica

Historia

El córnico o cornuallés pertenece al grupo de lenguas célticas, rama brytónica, y hace su aparición hacia el 600 d. C. como resultado directo del desarrollo del dialecto sudoccidental británico tardío. Se habló hasta 1800, fecha en la que se extinguió, si bien hay intentos de recuperarlo, como más abajo se explica.

Tradicionalmente se divide la historia del cornuallés en cuatro fases:

  • Cornuallés primitivo, fase en la que no hay registro escritos de la lengua y que oscila entre el 600 y el 800 d. C.

  • Cornuallés antiguo, que va desde el 800 al 1200, fecha de la que procede el Vocabularium Cornicum.

  • Cornuallés medio, que dura desde el 1200 al 1575, estando en la segunda mitad de este período la mayor parte de la literatura tradicional cornuallesa.

  • Cornuallés tardío, que se extiende desde el 1575 al 1800, a veces también referido como cornuallés moderno, por analogía con el inglés moderno, francés moderno, etc.

Datos

El cornuallés es una lengua que, tras haber desaparecido en el siglo XVIII (el último hablante falleció en 1.777), ha logrado revivir de sus cenizas, siendo ahora hablada por un puñado de personas. La fecha de comienzo de este avivamiento se puede fechar en 1904, cuando Henry Jenner publicó su Handbook of the Cornish Language, viendo los siguientes sesenta años una recuperación del lenguaje escrito, aunque la lengua hablada sólo se escuchaba en ocasiones especiales: fiestas especiales, servicios de iglesia, etc., sobre todo a la falta de comunicación y a la facilidad para encontrarse entre los hablantes de esta lengua.

Pero con la mejora de las comunicaciones y el uso generalizado del automóvil y del teléfono, los hablantes de cornuallés podían comunicar mucho más fácilmente que antes, lo que hizo posible que los cornualleses visitaran otros países de lengua céltica, como Gales, y aprendieran cómo es posible vivir cotidianamente usando un alengua céltica. Algunos padres incluso comenzaron a hablar a sus hijos en cornuallés desde el nacimiento, lo cual suponía la existencia de cornualleses nativo hablantes por primera vez en doscientos años. 

Hoy día hay un creciente número de personas que desean usar el cornuallés en todas las ocasiones posibles como una lengua moderna. Sin embargo, esto no quiere decir que se haya alcanzado un nivel de normalidad y que haya poblaciones cuyos habitantes hablan cornuallés la mayor parte del tiempo; más bien se trata de mantener el interés por medio de clases, juegos, canciones, paseos, servicios religiosos y bailes cornualleses.

La lengua cornuallesa es enseñada en unas pocas escuelas e incluso en esas la asignatura no pertenece a las obligatorias. Eso quiere decir que la mayor parte de los hablantes cornualleses lo son por haber aprendido la lengua en clases aparte, lo que supone una traba para su fluir en la lengua. Existe un programa de radio semanal de quince minutos bilingüe en Radio Cornwall.

El número de hablantes de forma fluida en cornuallés no llega al centenar, si bien los que tienen conocimiento de la lengua superan el millar.

El primer servicio religioso en cornuallés tuvo lugar en 1933, realizándose una media de tres por año durante los siguientes cuarenta años. En 1997 las cosas mejoraron al aprender el obispo de Truro la lengua y formar un comité para coordinar la traducción de la Biblia.

Dialectos

Aunque se supone que el cornuallés hubo de tener sus dialectos, nada se sabe, sin embargo, con certeza al respecto. Aunque Cornualles no es una región demasiado grande, lo es mucho más que la Isla de Man, donde sí se hallan dos diferencias dialectales entre el norte y el sur.

Escritura

Los párrafos laterales muestran los cinco primeros versículos del capítulo 3 del Génesis, según la traducción que hiciera al cornuallés William Rowe (c. 1690).

1, Lebben an hagar-breeve o mouy foulze a vell onen vethell an Bestaz an gweale a reege an Arleth Deew Geele: ha e a lavarraze tha an venen, Eah! reeg Deew lawle, Che na raze debre a kenevrah gwethan an Looar.

2, Ha an venen a lavarraz tha a hagar-breeve, ni a ell debre a thore oll an gweth an loar,

3, Boz thort an gwethan a ez en crease an Loar, Deew a lavarraz why nara anethe na narewa e thotcha, lez why a varaw,

4, An hagar-breeve a lavarraz than Vennen, why nara seere merwall,

5, Reeg Deew a ore, a en jorna ah ero debre nothe, nena agoz Lagagow ra bos geres; ha why ra boaze pocara Deew a Cothaz Da ha Droag.


Juan 1:1-8 en cornuallés

Gramática

El vocabulario cornuallés en su mayor parte procede del céltico, aunque también ha recibido préstamos a lo largo de su historia del latín, del inglés e incluso del francés. El cuadro lateral muestra el proceso de estos préstamos.

Un ejemplo de préstamos del latín serían: ecclesia (eglos), hora (eur), corpus (korf), Christus (Krist), spiritus (spyrys), terminus (termyn).

1 En dasleth Deu grwes an nerw ha an aor.

2 Ha thera an bez heb composter, ha heb kanifer tra; ha tuylder rag mêr a dounder, ha spiriz Deu reeg guaya var budgeth an dour.

3 Ha Deu laveraz, gwrens bos golou, ha thera golou.

(Génesis 1:1-3, trad. John Boson, 1725)

Hay dos géneros, masculino y femenino, habiendo ciertas terminaciones que se corresponden con el género, por ejemplo, abstractos en -yeth, nombres de lugar en -va/-ek y nombres formados añadiendo -en a una plural colectivo son femeninos; los nombres abstractos en -ans, -der/-ter, los nombres de lugar en -jy/ty y todos los nombres verbales son masculinos.

Existe una docena de marcadores del plural, como lu 'ejéricto', luyow; bron 'colina' bronyon; pren 'árbol', prenyer. Algunos plurales se forman por flexión interna, como dans 'diente', dyns. No existe sistema de declinación; las relaciones sintácticas es consiguen por preposiciones y aposición.

La numeración del 1 al 10 es la siguiente: onen/un, deu, try, peswar, pymp, whegh, seyth, eth, naw, dek; 11 unnek, 12 deudhek, 20 ugans, 30 dek warn ugans, 40 deugans, 60 try ugans, 100 cans. Los números due, try, peswar tiene formas femeninas: dyw, tyr, peder.

Los verbos tienen tres modos, indicativo, imperativo y subjuntivo. El indicativo tiene presente/futuro, pretérito, imperfecto y pluscuamperfecto. El subjuntivo tiene presente/futuro e imperfecto.

Los pronombres personales son los siguientes:

 

 

Independiente

Infijo

Sufijo

Posesivo

Singular

1

my

'm

-vy, -ma, -a

ow, am

 

2

ty

'th

-sy, -jy, -ta

dha, 'th

 

3

ef

ty

'n

's

ef, -e, -va

-hy

y

hy

Plural

1

ny

'gan, 'n

-ny

agan, an

 

2

why

'gas, 's

-why

agas, as

 

3

y

's

-y

aga

El pronombre relativo es en sigular hemma/homma 'esto', en plural an rema; en singular henna/honna 'eso', en plural an rena. El interrogativo es pyu '¿quién?'; '¿qué?' se expresa de varias formas con la base py, como py lever '¿qué libro?'.

El orden de la frase es sujeto, verbo y objeto en cláusulas nominales; verbo, sujeto y objeto en cláusulas verbales y obligado en cláusulas subordinadas, siendo posible complemento, sujeto y verbo para hacer énfasis.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here