Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Céltica > Grupo Insular
Grupo Insular

Historia

El subgrupo céltico insular comprende las lenguas célticas de Gran Bretaña e Irlanda más el bretón y tiene dos ramas: la goidélica o gaélica y la brytónica

La primera consiste del irlandés y otros descendientes del antiguo irlandés, como el manés y el gáelico escocés, los cuales se distinguen del irlandés al agruparlos bajo la denominación irlandés oriental.

La rama brytónica consiste del galés, cornuallés y bretón, estando los dos últimos considerados bajo un subgrupo sudoccidental. Además de estas lenguas, la rama brytónica contiene dos más que están escasamente atestiguadas: el cumbrio, hablado hasta el siglo VII en Cumbria y hasta el X en el sur de Escocia y el picto, citado por Beda el Venerable como una de las cinco lenguas de Escocia.

Escritura

Las antiguas inscripciones irlandesas están escritas en el alfabeto ogham, de las cuales hay unos cientos esparcidas por las Islas Británicas.

Gramática

Las lenguas célticas insulares actuales presentan una serie de características fuera de lo común, algunas de ellas desconocidas en las demás lenguas indoeuropeas. Hay estudiosos que afirman que esas características pueden ser el resultado de la presencia de un sustrato no celta en las Islas Británicas. Como las invasiones celtas de esas islas tuvieron lugar no mucho antes del 500 a. C. no se puede negar esa teoría. Por otro lado, esas características que en su momento parecían exóticas, como la posición inicial del verbo en la frase, han demostrado ser parte orgánica de una evolución indoeuropea. Otras, en cambio, como numerar las cifras de veinte en veinte, son innovaciones, aunque en francés también existe (quatre-vingts '80') y en danés así como en vasco

La característica más notoria del céltico insular es la mutación fonológica que ocurre en la pronunciación de una juntura de sílaba o palabra. Este es un fenómeno que ocurre en otras lenguas: la acomodación en la juntura de dos palabras A y B que afecta al fonema final de A; pero lo que distingue al céltico insular es que la acomodación se produce en el fonema inicial de la palabra B.

Otra característica del céltico insular es la falta de infinitivo en el verbo, cosa que se da en la mayoría de las lenguas indoeuropeas. Su equivalente es el nombre verbal que s un nombre estrechamente ligado al verbo, aunque no necesariamente derivado de la misma raíz. Al ser un nombre puede tener otro nombre seguido en caso genitivo; por ejemplo en irlandés de la frase téit in ben 'la mujer va' se puede derivar la frase nominal verbal techt inna mná 'la venida de la mujer' mientras que de marbaid in mnaí 'él mata a la mujer' se puede formar marbad inna mná 'el asesinato de la mujer (por él)'. 

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here