Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Eslava > Lengua Checa
Lengua Checa

Historia

La lengua checa, czech čeština, forma parte, junto con el eslovaco, polaco y sorbio, del subgrupo occidental de lenguas eslavas. La lengua checa y la eslovaca son mutuamente inteligibles. Los primeros testimonios escritos datan del siglo X, generalmente en forma de palabras sueltas y glosas en textos latinos, que dicho sea de paso es la manera en la que hacen su aparición por escrito muchas otras lenguas europeas.

Pero las principales características del checo datan del siglo XIII o incluso antes, si bien su forma moderna debe mucho a ciertos cambios de largo alcance que tuvieron lugar en los siglos XIV y XV. El lenguaje escrito se basó en la variedad de checo hablada en el principal centro cultural de la nación, Praga (donde se fundó la universidad en 1348). El texto literario más antiguo es un himno de cuatro estrofas incluido en un códice latino de la segunda mitad del siglo XIII que dice así:

 (Z)louo do zveta ztworene
v bozstui zhowano
iez pro Euino zresšenie
na zuet pozlano

Que traducido sería:

Antes de la Creación del mundo, el Verbo
estaba oculto en la Divinidad
(y) a causa del pecado de Eva
fue enviado al mundo.

La supresión de la cultura checa, asociada a la Contrarreforma, duró hasta el siglo XVIII cuando se restableció el contacto con fuentes occidentales y emergió un renacimiento romántico, periodo que culminó con la revolución de 1848. Desde el siglo XIX hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el checo fue el vehículo de una rica y extensa literatura de todos los géneros, especialmente poesía y novela.

La lengua normativa se basa en la codificación de Josef Dobrovsky, hecha en el siglo XIX y modelada sobre el checo del siglo XVI. El checo normativo es, pues, una creación semi-artifical arcaica en muchos aspectos pero evolucionada en otros, lo que genera una tensión entre la lengua literaria moderna y el checo hablado, usualmente conocido como checo común.

Datos

El checo es la lengua oficial de la República Checa, la parte occidental de la antigua Checoslovaquia. En sus dos provincias de Bohemia y Moravia y en la parte meridional de Silesia es hablado por unos 9,5 millones de personas, siendo también entendido ampliamente por los hablantes de eslovaco. Hay también comunidades aisladas de hablantes de checo en los países vecinos y especialmente en las Américas.

Dialectos

Los dialectos checos se dividen generalmente en dos grandes grupos:

  • Grupo de Bohemia, en el que se incluyen dialectos no muy peculiares en la zona que bordea Bohemia Central.

  • Variedad de dialectos, englobados a su vez en varios subgrupos (haná, valašsko, slovácko) en la zona de Moravia. El slovácko está ligado al eslovaco por algunas isoglosas, mientras que los del sur de Silesia comparten rasgos con el polaco.

El dialecto que se conoce como checo común es el que se habla en Bohemia Central, sobre todo en Praga.

Escritura

Se usa el alfabeto romano con signos diacríticos. La ortografía fue racionalizada primero por Jan Hus en el siglo XIV y luego por los Hermanos Checos en el siglo XVI para hacer su traducción de la Biblia.


Juan 1:1-8 en checo (Biblia de Kralice)

Gramática

El checo se distingue de las demás lenguas eslavas en la entonación del grupo fónico dentro del entorno de la oración, en la primera sílaba tónica de la palabra, en la carencia de elisiones, en el uso del alfabeto latino frente al cirílico, en la extraordinaria libertad del orden de las palabras en la oración, así como en los frecuentes valores vocálicos para la r y la l. La sonoridad en la entonación y su timbre la distinguen de las demás lenguas eslavas occidentales.

La lengua ttiene siete casos nominales, dos números, tres personas en el verbo, tres tiempos (presente, pasado y futuro), dos voces y tres modos (indicativo, imperativo y condicional o subjuntivo).

El acento tónico es invariable en la primera sílaba. Hay tres géneros, dos números y siete casos: nominativo, genitivo, dativo, acusativo, instrumental, locativo y vocativo. Las formas pronominales son en singular: 1 ja, 2 ty, 3 on/ona/ono; plural 1 my, 2 vy, 3 oni. Esas formas se usan para énfasis y contraste solamente pues son declinables en todos los casos y tienen formas débiles y fuertes.

Los verbos checos se clasifican en tres grupos, tomando la tercera persona como criterio: -e, como píše 'él escribe', , como delá 'él hace' e , como mluví 'él habla'.

La partícula negativa es ne, prefijada al verbo, como nic neslyším 'No oigo nada' (es decir, negación doble).

El pronombre demostrativo es ten, ta, yo 'esto', plural ti; tamten, tamta, tamto 'eso'. Se puede añadir -hle como en Líbí se mi tnhle klobouk. El pronombre interrogativo es kdo '¿quién?', co '¿qué?'. El relativo es ktery, která, které 'cual'. La partícula negativa es ne prefijada al verbo. El orden de la oración es sujeto, verbo y objeto. El sujeto normalmente se omite si es pronombre.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here