Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Uralo-yucaguira > Rama Urálica > Grupo Ugro-finés > Subgrupo Baltofinés > Lengua Carelia
Lengua Carelia

Situación geográfica

Historia

La lengua carelia, autónimo karjala, pertenece al grupo baltofinés, grupo perteneciente a la rama ugro-finesa de la familia de lenguas urálicas. Junto con el finés, estonio, vepsio, votio, ingrio y livonio, conforma el ya mencionado grupo baltofinés.

Las primeras referencias al pueblo carelio proceden del siglo XI en la crónica de un viajero noruego llamado Ottat de Halogaland; este autor los denomina "biarmeses". El texto más antiguo es del siglo XIII y consiste de una oración de cuatro versos, pero es a partir del siglo XVI cuando el número de escritos aumenta, especialmente de naturaleza religiosa, oficial y académica, si bien nunca existió una literatura carelia independiente. 

En 1804 se publicaron algunos libros conteniendo el Evangelio de San Mateo y oraciones ortodoxas en los dialectos meridional y aunus; en 1820 se publicó el evangelio de San Mateo para los carelios tver'. Durante el régimen soviético los carelios tuvieron el finés como lengua literaria, comenzando en 1940 una masiva rusificación de los carelios y otras minorías lingüísticas. Desde 1989 se han realizado intentos de revivir diferentes dialectos carelios, habiéndose preparado algunos libros escolares en carelio aunus. Hay un proyecto de crear una lengua literaria para los carelios septentrionales.

Datos

Tras la Segunda Guerra Mundial unos 300.000 carelios emigraron a Finlandia donde fueron rápidamente asimilados, pero un grupo de unos 30.000 carelios meridionales ha residido desde el siglo XVII al norte del alto Volga, cerca del lago Rybinsk, en la región de Tver' (Kalinin).

Los carelios son preponderantemente ortodoxos, aunque hay gran número de luteranos entre ellos.

Es hablado en varias regiones separadas de la Federación Rusa, en el centro y norte de la república de Karelia, principalmente en Loukhi, Kem', Kalevala y Muyezerskiy, en las partes occidentales de Belomorsk, Segezha y Medvezh'yegorsk, la parte suroccidental de Kondopoga y en la región de Porosezero en Suoyarvi; hay pequeñas bolsas en Tikhvin y Novgorod, en la provincia de Tver', principalmente alrededor de Tolmachi, Maksatikha y Ves'yegonsk. En Finlandia se habla en las partes centrales de Suojärvi y en dos localidades limítrofes en la provincia de Oulu. Hay una cantidad de niños que aprenden la lengua pero la mayoría, si no todos, son más fluidos en ruso, dejando de usar su lengua materna.

En Finlandia se han puesto en marcha iniciativas para reforzar la lengua, especialmente en la parte noroccidental de Kalevala. En el centro de esta provincia se ha producido un desplazamiento de la lengua, de tal manera que la gente con menos de 30 años tiene poco conocimiento de carelio, prefiriendo el resto el ruso aunque tienen un conocimiento pasivo de la lengua. La situación es mejor en pequeñas localidades tales como Vuokkiniemi y Jyskyjärvi, donde hay hablantes de todas las edades. No obstante, la tónica es cambiar al ruso cuando hay que hablar a los jóvenes.

Unido a hablar en carelio hay un gran estigma, por lo que no es sorprendente el desplazamiento al ruso. En Finlandia los miles de hablantes que quedan son todos ancianos, usando incluso los que son fluidos en carelio el finés. Está amenazada en la Federación Rusa y seriamente amenazada en Finlandia.

Dialectos

La lengua carelia tiene cuatro variantes dialectales:

  • septentrional o carelio arcángel, situado al norte del lago Onega.

  • olonetsiano o aunusiano (livvin kieli, en ruso livvikovskij jazyk, en finés aunus), al nordeste del lago Ladoga, en el lado suroccidental de la república de Karelia en la Federación Rusa, en una zona que comprende la región de Olonets, salvo la esquina oriental, las partes occidentales de Pryzaha y la parte suroccidental de Kondopoga. En Finlandia se habla por gente evacuada entre 1940 y 1944, desde los antiguos territorios fineses al norte del lago Ladoga, incluyendo Salmi e Impilahti, las partes orientales de Pitkyaranta y la esquina meridional de Suoyarvi, en la república de Karelia. En la Federación Rusa puede contar con unos 25.000 hablantes aproximadamente, incluyendo algunos niños que aprenden la lengua, pero la mayoría, si no todos, son fluidos en ruso y dejan de usar el olonetsiano después. Una lengua literaria escrita en alfabeto romano se ha creado recientemente. En Finlandia cuenta con unos miles de hablantes, todos mayores, que son bilingües en finés. Está amenazada en la Federación Rusa y seriamente amenazada en Finlandia.

  • ludo o lude, en lude liüdi, en ruso ljudikovskij jazik, en finés lyydi, al este de los dialectos septentrionales, con afinidades con el vepsio y al que algunos consideran lengua independiente. El ludo se subdivide a su vez en septentrional, central y kuudärv. Se habla en una estrecha franja de norte a sur de la república de Karelia en la Federación Rusa, cubriendo las partes centrales de Kondopoga, las orientales de Pryazha, la esquina septentrional de Onega y la región Mikhaylovskoye en el este de Olonets. Hay unos dos mil hablantes, incluyendo algunos niños. Está seriamente amenazado.

  • carelio tver'. Esta variante de dialectos se habla en Tver', San Petersburgo y Novgorod, regiones a las que los carelios emigraron en 1617.

Las variantes septentrional y meridional (karjalan kieli) son llamadas a veces carelio propiamente dicho. El septentrional es un dialecto más cercano al finés oriental, lengua con fuertes influencias del carelio meridional. Igualmente, el aunus y lude son dialectos que tiene fuertes vínculos con el vepsio.

Escritura

Para escribir carelio se usa el alfabeto romano con diacríticos.En la provincia de Tver' existió una lengua literaria en los años 30 que ha sido vivificada recientemente. Otra variante literaria, basada en los dialectos septentrionales, se usa ahora en la república de Karelia.

Gramática

La numeración del 1 al 10 es la siguiente: üks'i, kakshi, n'el'l'ä, viiz'i, kuwzhi, sheichchimen, kanhekshan, ühekshan, kümmenen; 20 kakshikümmen'd'ä, 100 shada.

El plural es la terminación -t en nominativo y acusativo; en casos oblicuos -i- es un infijo, extendido a -loi-/-l'öi- en ciertos entornos fonéticos.

El pronombre demostrativo es t'ämä 'esto', ytua 'eso', zhe 'eso (ya mencionado'; los plurales n'ämä, nua, n'e. El interrogativo es ken '¿quién?', mi '¿qué?'.

El verbo tiene formas finitas y no finitas; voces activa y pasiva; versiones positiva y negativa. Hay cuatro modos; el indicativo tiene cuatro tiempos, dos simples y dos compuestos. El subjuntivo y el potencial tienen dos tiempos cada uno; el cuarto modo es el imperativo, con presente solamente. El orden de la frase es la misma que en finés.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here