Estamos en: Lenguas del Mundo > Lenguas Aisladas > Lengua Japonesa moderna
Lengua Japonesa moderna

Historia

El origen de la lengua japonesa es una de las cuestiones lingüísticas más disputadas; por un lado la gramática japonesa se parece a la de las lenguas altaicas, como el mongol o el manchú, pero por otro tiene un sistema fonético con un limitado juego de consonantes y una preferencia por las sílabas abiertas que recuerda a las lenguas austronésicas, las cuales parece que tuvieron su origen en Taiwan. Tal vez la solución esté en un antepasado común de las familias austronésica y altaica que pudiera ser también el antecesor directo del japonés.

Aunque es una de las lenguas vivas que mayor número de hablantes nativos tienen en el mundo, está entre las diez primeras, el japonés está rodeado de numerosos mitos perpetuados unos por los propios japoneses y otros por extranjeros. La incertidumbre sobre su relación genética con otras lenguas es una razón para ello, su complejo sistema de escritura es otra y el escaso número de occidentales que la conocen es una tercera.

Uno de los persistentes mitos sostenidos por los japoneses sobre su lengua es que es única. Este mito procede de una comparación superficial entre el japonés y lenguas indoeuropeas estrechamente relacionadas entre sí como el inglés, alemán y francés y sus obvias disparidades. Otro mito es que el japonés, comparado con las lenguas occidentales, especialmente el francés, es ilógico y/o ambiguo. Esta creencia, con todo lo notable que pueda ser, es profesada por ciertos intelectuales japoneses bien versados en lenguas y filosofía europea. Su convicción es reflejo del complejo de inferioridad que dichos intelectuales tienen hacia la civilización occidental, pues la modernización de Japón sólo comenzó tras las Restauración Meiji en 1867. Antes de esa fecha Japón había mantenido un sistema feudal y una política de puertas cerradas hacia el resto del mundo por casi 250 años.

Sin embargo, más allá de descripciones superficiales como lengua ilógica y única el japonés es más bien una lengua corriente. Su orden básico, sujeto, objeto y verbo, es común a muchas lenguas del mundo, su fonología es de una lengua normal con 5 vocales y un juego sencillo de consonantes más la estructura silábica básica consonante+vocal.

Sobre la afirmación de que el japonés es ilógico y vago se puede argüir que es estructuralmente superior a las lenguas occidentales en el dominio de la organización del discurso. Sobre la noción de ser una lengua sin par es algo que también se podría aplicar a cada lengua pues cada una tiene características que son únicas o que sobresalen sobre otras lenguas. Tal vez ciertas partículas gramaticales, algunas de las cuales distinguen entre hablantes masculinos y femeninos, y el sistema de escritura hacen del japonés una lengua única.

Al igual que al coreano, al japonés se le ha tratado de relacionar genéticamente con otras lenguas y familias de lenguas y ha habido hipótesis para todos los gustos: altaica, austronésica, sino-tibetana, indoeuropea y dravídica. Sin duda, la más convincente es la teoría altaica si bien no está firmemente asentada. En lo que respecta a su relación con lenguas individuales los candidatos más firmes para tal conexión serían la rykyu, la ainu y la coreana. De todas ellas la conexión japonés-ryukyu ha sido probada convincentemente hasta el punto de que el ryukyu hablado en Okinawa es considerado un dialecto del japonés. Por otro lado la relación japonés-ainu ha sido pregonada pero su evidencia es escasa, lo contrario de la hipótesis japonés-coreano con base más sólida y con evidencias de una relación mutua aunque remota.

Tras la larga etapa del japonés clásico con la restauración Meiji en 1868 se produce un vuelco en la literatura y en los temas a tratar, como análisis social, psicológico y narrativa naturalista. Nombres distinguidos de escritores japoneses serían Natsume Sooseki, Shimazaki Tooson, Mori Oogai, Abe Kooboo, Kawabata Yasunari, Akutagawa Ryuunosuke y Mishima Yukio.

Datos

El japonés es hablado por más de 120 millones de personas en Japón, existiendo grandes comunidades japonesas en otras partes del mundo.

Dialectos

La lengua ryu-kyu hablada en la isla de Okinawa es un dialecto del japonés, con características ya conocidas en el japonés clásico, como la retención de plosivas bilabiales o la distinción palatal-no palatal en las sílabas.

En Japón mismo hay diferencias dialectales, algunas de las cuales son ininteligibles entre sí, aunque todos los japoneses aprenden la hyoozyun-go 'lengua normativa'. 

Los dialectos regionales difieren notablemente en pronunciación y hacen algunos de ellos ininteligibles entre sí. Por ejemplo, los hablantes del dialecto de Kagoshima de la isla meridional de Kyushu no serán entendidos por la mayor parte de los hablantes de la isla de Honshu. Igualmente, los hablantes del dialecto septentrional de Aomori y Akita no serán comprendidos por la gente de Tokio o por los que viven en el oeste de Japón. La comunicación entre los hablantes de diferentes dialectos ha sido posible gracias a la difusión de la llamada kyootuu-go o lengua común, que consiste de versiones de dialectos locales modificadas según una forma ideal llamada hyoozyun-go o 'lengua normativa', que a su vez se basa en el dialecto de Tokio.

La división dialectal se produce en una línea que separa los dos centros culturales de Kioto y Tokio, diferenciación ya apreciada en el japonés antiguo del siglo VIII en las formas del sufijo en el imperativo, como mi-yo en el oeste y mi-ro en el este 'mira', aunque otras diferencias morfológicas probablemente tuvieron lugar en tiempos históricos, por ejemplo las raíces verbales del pasado, en el oeste koota, en el este katta 'comprado', o la forma de la cópula en el oeste zya/ja, en el este da.

Escritura

Para escribir japonés moderno se usa una combinación de caracteres chinos y de dos silabarios japoneses: hiragana (derivado una escritura cursiva de caracteres chinos) y katakana (originalmente una especie de taquigrafía con propósitos mnemónicos). 

El hiragana se usa para declinación verbal, partículas nominales, posposiciones, etc. mientras que el katakana se usa primordialmente para palabras extranjeras, sobre todo anglo-americanas, que proliferan en japonés moderno. Es también la escritura de la telegrafía. Los caracteres chinos figuran como palabras raíces, tanto verbales como nominales. En 1981 se estableció una lista oficial de casi 2.000 caracteres chinos como inventario deseable para uso diario.


Juan 1:1-8 en japonés

Gramática

No hay género gramatical ni artículos. Existe un marcador plural pero se usa con los pronombres. La reduplicación es posible, usándose la palabra takusan 'mucho'.

En general, los pronombres se evitan en japonés, sobre todo en la segunda persona; para la primera persona watashi, plural watashitachi, es aceptable; la tercera persona es anohito o anokata 'él/ella'; kare 'él', kanojo 'ella'. El pronombre demostrativo es kore 'esto', sore 'eso', are 'aquello'; los adjetivos demostrativos son kono 'esto', sono 'eso', ano 'aquello'. El interrogativo es dare '¿quién?', nani '¿qué?'. La partícula final ka hace una frase interrogativa, como Sono hito wa Nippon-jin desu ka '¿Es él japonés?'.

En su etapa más antigua el japonés tenía 8 vocales consistiendo de /i, e ,a , o, u/ más alófonos de /i, e, o/ pero en japonés moderno las vocales son las cinco primeras. Los fonemas consonánticos son los siguientes: p, b, t, d, k, g, m, n, s, z ,h ,r j, y w. No hay grupos de consonantes. Una consonante inicial de sílaba puede ir seguida de una palatal aproximante j (transliterada normalmente y). Las sílabas pueden ser cortas o largas, consistiendo éstas últimas de un núcleo seguido de la vocal menos sonora i o una obstruyente que es asimilada completamente por la otra obstruyente.

Las palabras japonesas se dividen en dos categorías: indeclinables (incluyendo nombres, pronombres, partículas, adverbios, conjunciones, interjecciones) y declinables (verbos y adjetivos). 

Existen tres clases de verbos: raíces vocales, raíces consonantes y un pequeño grupo de verbos irregulares.

El orden de la frase es sujeto, objeto y verbo.

La numeración en japonés clásico y moderno es la siguiente:

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Clásico

pito

puta

mi

itsu

mu

nana

ya

 

töwo

Moderno

hito-

futa-

mi-

yon-

itsu-

mu-

nana-

ya-

kokono-

too

El hecho de que Japón nunca haya sido invadido por una fuerza extranjera o haya sido colonizado desde el exterior supondría que su vocabulario no tiene influencias extrañas, pero nada más lejos de la realidad: cuando uno examina su léxico descubre que en su vocabulario abundan las palabras foráneas y en este aspecto es similar al turco, que ha recibido préstamos del árabe y el persa, sin haber sido gobernados nunca por árabes ni persas; además de los préstamos, el vocabulario japonés se caracteriza por la presencia de un gran número de palabras onomatopéyicas.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here