Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Báltica
Rama Báltica

Historia

Los pueblos bálticos, diferenciados como identidad étnica y cultural indoeuropea, se formaron en el segundo milenio a. C. y se esparcieron en grandes regiones al este y sudeste de Europa, junto al Mar Báltico, el río Dnieper y las riberas septentrionales de los ríos Volga y Oka. En ese tiempo pueblos ugro-fineses habitaban zonas adyacentes orientales y nororientales y tribus eslavas y escitas (iranias) poblaban regiones limítrofes meridionales y sudorientales. En la Edad del Bronce (siglos XVI-VI a. C.) y en la del Hierro (siglos V al I a. C.) comienza la separación cultural entre el Báltico oriental y el occidental. 

El grupo de lenguas bálticas pertenece a la familia indoeuropea y está formado actualmente por dos lenguas que son el lituano y el letón; el antiguo prusiano, ya extinguido, formaba parte también de este grupo en el que también había otros integrantes igualmente extinguidos, como latgaliano, zemgaliano, selonio y curonio

Al este de los curonios en las llanuras del río que se conoce en lituano como Musa y en letón Lielupe vivieron los zemgalianos; lo más probable es que su lengua se extinguiera hacia la segunda mitad del siglo XV. Los selonios vivieron al este de los zemgalianos y se asume que la parte septentrional fue letonizada y la meridional lituanizada.

Entre las lenguas bálticas occidentales, todas extinguidas, estarían el galindiano, jatvingiano (también conocido como sudoviano) y antiguo prusiano, también denominado simplemente prusiano. 

Ya en el siglo II d. C. el geógrafo y astrónomo griego Ptolomeo menciona a los galindai y soudinoi, aunque poco más dice, salvo que eran vecinos de los eslavos, germanos y fineses. En el siglo XIV el cronista de la Orden de la Cruz, Peter Dusburg en su Chronicon terre Prusssie escribió que los galindianos vivían en el parte meridional de la tierra de Prusia y que en el este los sudovianos eran sus vecinos. Los últimos datos sobre la supervivencia de la lengua prusiana son de comienzos del siglo XVII.

Algunos lingüistas relacionan las lenguas bálticas con las eslavas, pues comparten algunas características comunes, lo que les ha guiado a formar un sub-grupo balto-eslavo dentro de la familia indoeuropea.

Igualmente hay un número de lenguas que se pueden denominar balto-fínicas, pues siendo originalmente de la rama ugro-finesa, han sido absorbidas o desplazadas por las bálticas; entre estas últimas estarían el ingrio, livio, vepsio y votio.

Las lenguas bálticas se podían dividir en dos categorías: la oriental y la occidental; en la rama oriental estarían incluidas el lituano y el letón y en la occidental el prusiano.

Las lenguas bálticas están relacionadas no sólo geográficamente sino también genéticamente con las eslavas y germánicas y hubo un tiempo en el que estuvieron bastante más extendidas de lo que ahora lo están. La evidencia toponímica indica que estaban extendidas hasta lo que hoy es Bielorrusia y Polonia.

Los registros más antiguos en báltico son textos en antiguo prusiano del siglo XIV; para textos en lituano y letón hay que esperar hasta el siglo XVI.

Datos

El número de personas que hablaban lituano en Lituania era en 1980 de 2.760.000, existiendo varias miles más en Bielorrusia y Polonia. Más de 675.000 lituanos viven fuera, principalmente en Estados Unidos. La otra lengua báltica, el letón, era hablado por 1.344.000 personas en 1980, habiendo unos 150.000 en Estados Unidos.

En total el número de hablantes en lenguas bálticas es de unos 5 millones de personas.

Dialectos

Hacia mediados del primer milenio a. C. la región del proto-báltico ya estaba marcada por distinciones dialectales y mil años más tarde la región de las lenguas bálticas comienza a estrecharse considerablemente; en ese tiempo la mayor parte del territorio báltico, la parte oriental, comienza a ser habitada por los eslavos que proceden del sur. Los baltos que allí habitaban fueron gradualmente asimilados por los eslavos, proceso que terminó hacia el siglo XIV. Una de esas tribus, los galindianos (goljadi), se menciona en una crónica del siglo XII. 

La proto-lengua de los baltos orientales se divide en lituano y letón (latgaliano) hacia el siglo VII. Las otras lenguas de los baltos orientales se separaron también en el mismo tiempo. El selonio y el zemgaliano pudieron ser lenguas de transición entre el lituano y el letón. Sólo el curonio, que algunos consideran una lengua de transición entre los baltos occidentales y los orientales, pudo haberse desarrollado antes, de hecho el nombre de curonios (latín cori) acontece en el año 853, antes que los nombres de las otras tribus de los baltos orientales.

Las dos lenguas bálticas vivas, pero especialmente la lituana, tienen un alto grado de diversidad dialectal, reflejo de que hasta no hace mucho la población era agrícola y sedentaria y sus lenguas no se habían desarrollado como lenguas escritas hasta recientemente y en el caso del letón hasta el siglo XIX.

Escritura

El alfabeto lituano está basado en el romano y tiene 33 letras, de las que algunas emplean signos diacríticos. En la literatura, un acento se usa para los tonos descendientes y una tilde para los elevados; el acento grave se usa para las vocales cortas y enfatizadas.

El alfabeto letón tiene 33 letras de las que 11 tienen signos diacríticos. Un macrón sobre una vocal indica que es larga. En la literatura un acento grave se usa para los tonos descendientes, una tilde para los elevados y un circunflejo para los rotos.

La ortografía del prusiano antiguo estaba basada en la alemana de su tiempo y es bastante inconsistente, de hecho cada registro prusiano antiguo escrito tiene su propia ortografía específica.

Gramática

Mientras que la mayor parte de las lenguas indoeuropeas han perdido las terminaciones del verbo y el sustantivo, características del latín y el griego, las lenguas bálticas han preservado el complejo sistema de casos y además han desarrollado un sistema de distinciones tonales; de hecho, el letón y el lituano muestran características arcaicas indoeuropeas que se perdieron en las otras mucho antes de ser puestas por escrito. También estas dos lenguas comparten un extenso vocabulario común, aunque no son mutuamente inteligibles.

Las lenguas bálticas tienen préstamos de las eslavas (compárese el antiguo prusiano curtis 'perro de caza' lituano kùrtas, letón kuits que proceden del eslavo, en polaco chart; en lituano muilas 'sopa' en ruso mylo; en lituano suods 'castigo' en ruso sud). Además hay préstamos de las lenguas germánicas, como la gótica (en prusiano antiguo ylo 'punzón', en lituano ýla, en letón ilens) y posiblemente de las escandinavas también. Hay muchos préstamos del alemán, especialmente en el antiguo prusiano y el letón, consecuencia directa de la colonización germana del siglo XIII.

Los pueblos bálticos estuvieron en estrecho contacto con sus vecinos septentrionales, los balto-fineses hacia el 2.000 a. C. De este contacto quedó huella en las lenguas bálticas y balto-finesas, si bien las bálticas tienen pocos préstamos balto-fineses pero éstas últimas tienen muchos bálticos. El letón, que cuenta con muchos préstamos del livonio y del estonio, es la lengua báltica más influenciada por las lenguas balto-finesas.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here