Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Indoeuropea > Rama Indo-irania > Grupo Iranio
Grupo Iranio

Historia

La rama irania del grupo indo-iranio de lenguas está representada por las lenguas habladas en Irán, Afganistán y Tayikistán junto con otras habladas en zonas vecinas de Turquía, Siria, Iraq, Pakistán y Uzbekistán, además de enclaves más o menos grandes en Omán, Armenia, Georgia, Azerbaiyán, Turkmenistán y China. En esta rama de lenguas están incluidos el persa, el tayiko, el pashto, el osetio, el kurdo, el tati, el talesi, el baluchi, las lenguas pamirianas (sughni, rusani, etc.) así como una serie de otras lenguas y dialectos repartidos por los territorios antes mencionados.

La estructura común gramatical y el núcleo léxico de las lenguas iraníes no se puede explicar más que partiendo de una lengua común de la que sus brotes han heredado tales características. Esta fuente común a todas las lenguas y dialectos iraníes se denomina convencionalmente iranio común. Los dialectos iraníes se convirtieron en lenguas iraníes, formándose en un proceso de diferenciación que se remonta al segundo milenio a. C.; no obstante, no se posee ningún documento escrito de esa época.

Algunas de las antiguas lenguas iraníes son conocidas solamente por los documentos escritos que se han conservado, tales como la lengua avéstica, la lengua del Avesta, registro de textos sagrados del zoroastrismo; la antiguo persa, la lengua de las inscripciones cuneiformes de la época aqueménida (siglos VI-IV a. C.); la medio persa, la lengua oficial y literaria del Irán sasánida (siglos III-VII d. C.); la sogdiana, la lengua de la antigua población del valle de Zarafchan; la cuarezmiana, la lengua de los habitantes de la antigua Corasmia, en el curso inferior del Amou-Daria y algunas otras lenguas más.

De igual modo, se dispone de ciertos conocimientos sobre la lengua meda, la lengua de las antiguas tribus medas que formaron, en el siglo VIII a. C., un Estado con su capital en Ecbatana (actual Hamadan, al noroeste de Irán) y que destruyeron el poderío asirio a finales del siglo VII a. C. También hay algunos conocimientos del escita, la lengua de las belicosas tribus escitas que en la antigüedad poblaron el territorio comprendido desde el Mar Negro y el Mar de Azov hasta las fronteras de China.

Las antiguas tribus que vivieron a caballo de los milenios segundo y primero a. C. en Asia Central y sobre los territorios limítrofes y crearon el más antiguo monumento literario de las lenguas iranias, el Avesta, se denominaron a sí mismos arya1. Este término se encuentra en el Avesta mismo y en los nombre de las tribus de lenguas iranias que a finales del segundo milenio a. C. y al comienzo del primero se desplazaron desde Asia Central hasta los territorios de la meseta iraní y las estepas del litoral del Mar Negro. Por ejemplo, la tribu meda autodenominada aryazantu (literalmente, tribu aria)2, o las tribus escito-sármatas, de los arii, de los alan (latín alani, griego alanoi)3; los nombres propios de los jefes escitas: ariantas, ariapeises, ariaramnes; también los soberanos aqueménidas se denominaban a sí mismos arios. De ahí deriva la palabra persa Iran, la tayika eron y la osetia Iron.

Se puede dividir la historia de las lenguas iranias en tres periodos:

  • Antiguo iranio, desde comienzos del segundo milenio a. C. a la separación de las lenguas iranias de la comunidad aria en los siglos IV-III a. C. La evolución del material lingüístico iranio de esta época está atestiguado por los monumentos originales escritos que se remontan a los últimos siglos de este periodo (inscripciones en persa antiguo).

  • Iranio medio (siglos IV-III a. C. a VIII-IX d. C.). Este periodo está representado por los materiales en lenguas iraníes medias como el persa medio, parto, sogdiano, etc.

  • Iranio moderno, a partir de los siglos VIII-IX d. C. Esta época está representada en la Edad Media por una literatura muy rica escrita en persa clásico, siendo la época contemporánea para un gran número de lenguas y de dialectos iraníes actuales.

Tras la emigración4 de una facción de las tribus arianófonas hacia el territorio de la India, las diferencias entre sus dialectos y los de la otra facción (las tribus que habitaban en el Asia Central y regiones vecinas) se acentuaron gradualmente. Tanto es así, que enseguida se dieron las condiciones para la separación de las lenguas arias en dos grupos distintos: el grupo índico (o indo-ario) y el grupo iranio.

Las diferencias entre esos dos grupos se manifiestan de manera particular en el dominio de la fonética y del consonantismo.

Datos

Entre las lenguas iraníes modernas la más occidental es la kurda, que alcanza en islotes aislados hasta la región de Ankara en Turquía, siendo la más oriental uno de los dialectos pamirianos, el sarikoli, que se extiende por el Turquestán oriental no lejos de la frontera ruso china, a 75 grados longitud este. La más septentrional de las lenguas iraníes es el osetio, hablado en la parte central de la cadena principal del Cáucaso, a 44 grados de latitud norte. La más meridional es el baluchi, que se introduce hasta la costa del Mar de Omán, a 26 grados de latitud norte.5.

Dialectos

Las lenguas y dialectos iraníes forman una sola familia a partir de un origen común y de una relación genética. La unidad del núcleo léxico y de las bases de la estructura gramatical constituyen la prueba de la relación genética de las lenguas iraníes.

Las diferencias entre las lenguas iraníes son debidas al hecho de que, a pesar de tener un patrimonio original común, no se han desarrollado de forma homogénea sino en épocas diferentes y según las leyes intrínsecas a la evolución de cada lengua y siguiendo las condiciones de vida del pueblo que la hablaba. En el curso de un largo desarrollo histórico la diferenciación de las lenguas iranias es tal que en muchos casos los hablantes de diferentes lenguas no pueden entenderse entre sí; por ejemplo, un tayiko no entiende el pashto ni el osetio ni el baluchi; un osetio, a su vez, no comprende el persa ni las lenguas pamirianas; un habitante de Pamir no entiende el kurdo, el baluchi o el talesi. Sin embargo, las diferencias entre otras lenguas iranias son poco importantes, hasta el punto de que los hablantes de las mismas se entienden entre sí; un tayiko puede entender el persa, un sughni al rusani, etc.

La clasificación de los dialectos iranios está basada no tanto en la geografía actual, sino en la historia; por eso puede parecer contradictorio que una lengua como el osetio, que actualmente se habla en la zona más occidental de influencia irania, se clasifique entre las lenguas orientales y el tayiko actual, situado al nordeste de las otras lenguas iranias aparezca en el grupo occidental. La división de dialectos iranios en dos ramas, los del oeste y los del este, comienza en la época del iranio antiguo y es la base de la división de todas las lenguas iranias en dos grupos principales:

  • Occidental, en el que están presentes las lenguas que son la continuación de los antiguos dialectos iranios que en la antigüedad estaban esparcidos por la parte occidental de la alta meseta iraní al oeste de Dasht-e Kavir. Estas lenguas se sub-dividen en dos grupos principales.

    • Sudoccidental. Formado por los dialectos iranios que son la prolongación de aquellos que en la antigüedad se hallaban en el extremo sudocciental de la zona de difusión de las lenguas iranias, Fars. Uno de esos dialectos, el persa, tuvo en la época aqueménida un sistema de escritura y es conocido por las inscripciones cuneiformes. Otro dialecto vecino al persa antiguo, pero no identificado en las inscripciones persas antiguas, es la base del persa medio. En la época medio irania, los dialectos sudoccidentales se extendieron por el territorio de Jorasán y más tarde en Transoxiana. Un grupo de los mismos, muy probablemente los hablados en Asia Central y e Jorasán, han sido la base del persa literario clásico a partir del cual se han desarrollado las lenguas literarias persa y tayika contemporáneas. Además del persa y el tayiko, con sus dialectos respectivos, pertenecen a este sub-grupo el tati, los dialectos bajtiari y el luri, los dialectos kumzari y la mayor parte de los hablados en la región de Fars.

    • Noroccidental. Las lenguas pertenecientes a este sub-grupo se remontan a los dialectos extendidos en la antigüedad por la parte septentrional y noroccidental de la meseta iraní, la antigua Media. De la lengua meda se han conservado palabras solamente; también es de este sub-grupo la lengua del Avesta. Los dialectos extendidos sobre ese territorio en el periodo medio iranio se aglutinan bajo el nombre de dialectos partos. Estos dialectos medos y partos fueron completamente reemplazados al final del periodo medio iranio en Jorasán y en Irán central por los dialectos sudoccidentales, habiéndose mantenido solamente en localidades rurales y aisladas. Sin embargo, en la parte occidental y noroccidental de la meseta iraní, en el Kurdistán, en Azerbaiyán y en las provincias caspianas subsisten un gran número de dialectos iraníes noroccidentales, si bien su zona de influencia ha retrocedido con el paso del tiempo por la difusión del turco (en el Azerbaiyán iraní) y por la del persa. En este sub-grupo están el kurdo, con sus dialectos, el zaza, el tâlesi, con sus dialectos, varios otros del Irán occidental y del Azerbaiyán iraní, el gilaki y el mâzanderani. La lengua baluchi también pertenece a este sub-grupo y su difusión al sur del Baluchistán, a gran distancia de las otras lenguas de su sub-grupo, se produjo en época relativamente reciente y se explica por la emigración de las tribus baluchis al sudeste. El parachi y el ormuri también representan numerosas características noroccidentales.

  • Oriental, en el que están presentes las lenguas que son continuación de los antiguos dialectos iranios orientales de Asia Central y de las tribus escitas. Esta rama se divide en dos:

    • Nororiental o escita. Entre las lenguas y dialectos que pertenecen a este sub-grupo están el sogdiano, el cuarezmiano y el escita. La prolongación de los dialectos escitas en las regiones del Mar Negro y del Cáucaso está representada, en la Edad Media, por los dialectos de los alanos y, en nuestros días, por el osetio. Del sogdiano, reemplazado por un lado por el persa (tayiko) y de otro por el turco, no se ha conservado más que un solo dialecto, el yaghnobi o neo-sogdiano. El cuarezmiano desapareció poco después de los siglos XIII-XIV.

    • Sudoriental. Formado más la sur, en el territorio bactriano, en el Turquestán oriental y en las regiones limítrofes. En la época medieval las lenguas iranias representadas en este sub-grupo eran los dialectos bactrianos, sace-tocarios y heftalitas. Los únicos documentos escritos de una cierta importancia en estos dialectos se han conservado en kotanés del Turquestán oriental y datan de finales del primer milenio d. C. A partir de estos dialectos saces, sace-tocarios y heftalitas, se han formado las lenguas y dialectos sudorientales contemporáneos: pashto y sus múltiples dialectos, munji (y el dialecto yidgha) y los dialectos pamirianos.

Escritura

 

Gramática

Una parte muy importante del vocabulario persa, tayiko, pashto, kurdo y de otras numerosas lenguas iranias son préstamos del árabe. Por ejemplo, la palabra árabe para maestro se dice moällem en persa moderno, muallim en tayiko y muallim en pashto. La palabra árabe para ciencia se dice elm en persa moderno, ilm en tayiko, ilm en pashto y ulm en kurdo. Del mismo modo la cantidad de préstamos árabes en osetio es considerable. Ello es debido a que los territorios de Afganistán y Asia Central fueron conquistados por los árabes en los siglos VII-VIII d. C., siendo partes integrales del califato árabe.

Una característica importante que separa las lenguas iranias occidentales de las orientales está constituida por la existencia en las últimas y la ausencia en las primeras de las africadas c, dz. Otra característica de las lenguas iranias orientales es la pérdida de la antigua -h inicial que se conserva en las lenguas occidentales. Otra diferencia histórica es la representación de las oclusivas sonoras iniciales iranias antiguas (b-, d-, g-,): en las lenguas occidentales esas oclusivas se mantienen pero en las orientales se convierten en aspirantes correspondientes.

1El término arya designa en esa época no solamente a las tribus de lenguas iranias sino a las de lenguas índicas que estaban íntimamente emparentadas.

2Según Herodoto se daba en la antigüedad el nombre de arios a los medos.

3Alan, en iranio antiguo aryana (en escita y otros dialectos del escita se encuentra el paso característico de ry a l). Compárese el nombre medieval osetio alan y el mismo nombre en los relatos, allon.

4Hacia mediados del segundo milenio a. C. se compone, al menos en sus parte esenciales, el Rig-Veda, el monumento literario más antiguo de las lenguas índicas (indo-arias). En su emigración, no fue sólo la dirección hacia la India la que siguieron las tribus arias; en la misma época se desplazan hacia el sudoeste, e decir, Mesopotamia y regiones vecinas donde la presencia de estas tribus está atestiguada por los nombres y términos de origen indo-iranio en los documentos hititas y hurritas del segundo milenio a. C. Los especialistas han establecido recientemente los lazos léxicos entre los dialectos arios de Mesopotamia del segundo milenio a. C. y los dialectos de la rama escita (osetio).

5Uno de los dialectos iranios, el kumzari, se habla en la otra ribera del Estrecho de Ormuz, en la parte septentrional del litoral de Omán en la península arábiga.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here